VISIÓN

Ser un partido guía de la sociedad panameña, inspirado en los principios del torrijismo, amor a la comunidad y la solidaridad humana.

MISIÓN

Transformar las estructuras políticas, económicas, sociales y culturales del país para generar mayor riqueza y darle mejor distribución social, mediante el establecimiento en cada comunidad una amplia estructura de participación con un proyecto de desarrollo humano compartido.

El PRD es el resultado de un hacer político, surge luego de un proceso de cambios dirigidos por un grupo de panameños liderados por el General Omar Torrijos Herrera. Cambios en la educación, en la estructura agraria, en las políticas de empleo, en la economía, la formulación de una nueva constitución, promoción y fortalecimiento de las redes sociales, cambios en las relaciones internacionales, nuevos tratados sobre el canal que devuelven no sólo infraestructura, sino la soberanía de un territorio bajo el control civil y militar de los Estados Unidos, fueron un imperativo para construir un partido de nuevo cuño, diferente al liberalismo individualista que ha sido la doctrina base de los partidos panameños.

El PRD se define como un partido revolucionario porque promueve cambios de progreso en la sociedad panameña, y es democrático porque procura el consenso en la sociedad, sin exclusiones. Respeta y promueve los derechos humanos, reconoce la igualdad de género, la diversidad étnica y cultural, promueve la libertad de organización, movilización, expresión, lucha por la democratización de las estructuras económicas, sociales y culturales. Todo miembro del partido necesita conocer las estructuras de participación del partido además de sus normas.

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

Nuestra declaración de principios, se define de los conceptos, carácter y principios generales de nuestra organización política, en las condiciones del presente y con perspectivas hacia el porvenir. En los nuevos retos de la sociedad panameña, el PRD está comprometido, por vocación e historia, a participar y actuar en la dirección de asegurar la patria de todos; por ello, las tareas del partido en el primer cuarto del siglo XXI se cumplirán dentro de una sociedad nacional distinta a la que Omar Torrijos fundó el PRD, pero dentro de los principios y objetivos para los cuales el partido se creó continúan siendo igualmente válidos y eficaces.

La nación que hay que construir deberá sustentarse en la equidad y el desarrollo humano mejorando la calidad de vida de todos los panameños y panameñas, para lograr una nación física y moralmente saludable, con base en el principio de que el más valioso recurso del país son los panameños y las panameñas quienes así mismo han de ser los mayores protagonistas y beneficiarios del desarrollo nacional.

No bastará resolver el problema de la suficiente oferta de empleo, sino también los de la distribución del ingreso y de la riqueza nacional, el poder adquisitivo del salario y el desarrollo humano de cada ciudadano y de su familia.

NUESTRO CARÁCTER

El PRD se expresa como un partido con vocación de consenso y de representar mayorías. Luchamos y actuamos por un proyecto de nación único y de participación, de profundización democrática sin exclusiones. Nuestra concepción de país tiene como núcleo la construcción del Panamá justo, con opciones de vida y dignidad . Nuestra conducta como organización tiene que caracterizarse por poseer una ágil iniciativa política, por formular una oferta política honesta, siendo consistentes, expresándole a la sociedad nuestras ideas, motivaciones y principios con franqueza con la convicción que constituyen herramientas transformadoras para el avance nacional.

Somos un partido revolucionario: nuestra doctrina promueve transformar las estructuras para lograr el desarrollo humano, en beneficio de todos los sectores sociales especialmente los menos favorecidos, al menor costo social posible.

Somos un partido Democrático: procuramos el más amplio consenso alrededor del proyecto de desarrollo integral y sostenible postulado encaminado a una democratización efectiva de las estructuras económicas, sociales, políticas y culturales del país con base en la política de consulta, representación y participación.

Nuestra proyección se identifica con las aspiraciones de la población, en función de construir una sociedad más justa, equitativa y solidaria.
Somos vigilantes de las conductas oficiales y exigimos el cumplimiento del deber y rendición de cuentas de sus miembros como servidores del estado.

PRINCIPIOS GENERALES

  • Ser una organización política permanente cuyo pensamiento político, fines y objetivos están inspirados en el ideario torrijista y postulados ideológicos y programáticos de la social democracia.

  • Luchamos para construir el país social, política, económica y culturalmente más integrado, justo y participativo en todos los sectores sociales, regionales y étnicos de la población panameña.

  • Oponernos a toda forma de discriminación y marginación por razones de sexo, raza, religión, edad, posición económica o discapacidad física.
  • Que el poder público sea una expresión genuina de la voluntad mayoritaria de todas las comunidades.
  • Crear la consolidación de los gobiernos locales mediante la descentralización de la gestión de los municipios, fortaleciendo su capacidad económica y administrativa, para que tengan capacidad de gestión en pro de su comunidad.
  • Impulsar los principios y procedimientos democráticos basados en la consulta y el sufragio ciudadano.
  • Defender los derechos humanos de los ciudadanos y las libertades individuales y sociales.
  • Promover políticas destinadas a garantizar el desarrollo humano integral.
  • Considerar la familia como núcleo fundamental de la sociedad y marco principal de la convivencia, solidaridad y desarrollo de la afectividad.
  • Erradicar las diversas formas de la pobreza, la marginación y los males sociales que se derivan de ella, así como la lucha por la equidad y la justicia en la generación y distribución de la riqueza.
  • Un modelo de negocio que conjuga crecimiento económico con bienestar y satisfacción de las necesidades de todos los habitantes del país.
  • Reconocer que el gobierno tiene la obligación de estimular, orientar y coordinar la vida nacional y desenvolvimiento económico con el objetivo de lograr el bien común.
  • Políticas dirigidas a la integración de los recursos humanos y naturales, así como potencializar las áreas geográficas de todas las regiones.
  • Garantizar que los recursos generados por los bienes incorporados al patrimonio nacional por la reversión del canal se utilicen en provecho de la mayor cantidad de ciudadanos.
  • Promover la participación de la sociedad a través de sus distintas organizaciones.
    Una administración de justicia eficiente, justa y transparente.
  • Nuestra política exterior está caracterizada por la defensa de nuestra autodeterminación, integridad y soberanía en pro de la defensa de los recursos naturales panameños.

OBJETIVOS PARTIDARIOS

  • Construir una nación competente, con una economía competitiva.

  • Atender apropiadamente a todos los sectores sociales del país.

  • Lograr que el desarrollo económico beneficie solidariamente a todos los grupos sociales, especialmente a los más necesitados.

“La primera misión de un dirigente es la de ser imprescindibles el menor tiempo posible”.

Omar Torrijos